foto

El fragmento inspiracional de hoy: Encontramos el balance correcto solamente cuando ponemos a Dios de primero.

Reflexión de las Buenas Nuevas
Octubre 26, 2014
30mo Domingo del Tiempo Ordinario

NUEVA POLÍTICA: Comenzamos a enviar las reflexiones de los domingos el mismo fin de semana del domingo para el cual corresponden, en vez de enviarlas con una semana de anticipación. Aquellos que las necesiten con anticipación para prepararlas para el domingo siguiente nos pueden contactar para pedir un método alterno de envío.

Lecturas de hoy:
Éxodo 22:20-26
Salmos 18:2-4, 47, 51
1 Tesalonisenses 1:5c-10
Mateo 22:34-40

La lectura del Evangelio de este Domingo nos recuerda que no podemos amar a Dios sin amarnos a nosotros mismos Y a los demás, pero Dios siempre debe ser primero.

Cuando tenemos dificultad para amar a Dios con todo nuestro corazón, nuestra mente y nuestra alma todo el tiempo, todos los días, en todo momento, sin importar lo que esté pasando, es usualmente porque estamos gastando mucho tiempo enfocados en otras personas y/o en nuestros propios planes y deseos.

Es cierto, debemos enfocarnos en otros para amarles. Y, por supuesto, debemos enfocarnos en nuestras propias necesidades de modo que podamos amar a los demás tanto como nos amamos a nosotros mismos. Nuestras propias necesidades son importantes y tenemos la responsabilidad de procurar que sean atendidas; de otra manera no tendríamos suficiente para compartir con otros – suficiente energía, suficiente entusiasmo, suficiente bondad, suficiente paciencia, etc. De la misma manera, no podemos enfocarnos demasiado en nosotros mismos, que descuidemos las necesidades de los demás.

Entonces la pregunta es: ¿Cuáles son las prioridades? En otras palabras: ¿Cuánto tiempo deberíamos estar a solas con Dios? ¿Cuánto tiempo deberíamos emplear atendiéndonos a nosotros mismos? ¿Cuánto de nuestro tiempo, necesidades y deseos deben sacrificarse por el bien de los demás?

Es interesante ver que podemos encontrar el balance correcto solamente después de colocar a Dios de primero y de hacer de nuestra relación con Él nuestra mayor prioridad. Esta amistad divina es lo que nos sana en nuestras necesidades insatisfechas. Es lo que nos empodera para amar a los demás aún cuando es difícil amarles. Y no tenemos que estar a solas con Dios todo el día para tener intimidad con Él.

Le amamos en primer lugar, simplemente confiando en Él para lograr amar a los demás y a nosotros mismos. Mientras acudamos a Él para que nos guíe, nos sane y nos dé fuerzas, le estamos amando con todo nuestro corazón, nuestra mente y nuestra alma todo el tiempo, todos los días, en todo momento, sin importar lo que esté pasando.

Preguntas para la Reflexión Personal:
¿Qué tan bueno eres al fijar prioridades y mantener a Dios como la primera de ellas? ¿Qué desordena tus prioridades? ¿Qué puedes hacer para incrementar el papel de Dios en tu vida diaria?

Preguntas para Compartir la Fe en Comunidad:
Describe algunas de las técnicas que has utilizado para incrementar la prioridad de Dios en tu vida diaria. ¿De qué manera el enfoque en tu relación con Dios te ha ayudado a ser más amoroso contigo mismo y mas generoso con los demás?

Octubre es el mes del Santo Rosario
Para que tu familia y tus dificultades sean incluídas en este Rosario especial, por favor usa nuestra página de solicitudes para el Rosario.
Kathy's Gift