foto

Reflexión de las Buenas Nuevas
PARA EL PROXIMO DOMINGO: Septiembre 28, 2014
26to Domingo del Tiempo Ordinario

Lecturas del Próximo Domingo:
Ezequiel 18:25-28
Salmos 25:4-5, 8-10, 14
Filipenses 2:1-11
Mateo 21:28-32

La historia del Evangelio del próximo Domingo es para estremecer a aquel que piensa que está bien espiritualmente pero que no examina honestamente qué tan bien cumple con la voluntad del Padre. Jesús dijo que los recaudadores de impuestos y las prostitutas (profesiones consideradas despreciables e impías) estaban entrando al reino de Dios ¡antes que los expertos religiosos!

Los llamados "expertos" sabían la respuesta correcta a la pregunta que Jesús hacía – ellos sabían decir si a Dios – pero saber la respuesta correcta y realmente HACer la respuesta correcta es la línea divisoria entre el cielo y el infierno.

Dios no quiere respuestas correctas; Él quiere acciones justas. Dios no quiere un cumplimiento obediente a las enseñanzas de la Iglesia; Él quiere una obediencia motivada por el amor y una actitud entusiasta de servicio en la misión de la Iglesia.

¿Cuál es el valor de ir a Misa cada Domingo, por ejemplo, si no resulta en obras de santidad fuera de la Misa? ¿Conoces a alguien que dice “no” a venir a Misa? Si están haciendo buenas obras porque genuinamente aman a Dios, quién dice que no alcanzarán una unión plena con Él, antes que la gente que asiste a Misa pero que hace poco por ayudar a los demás?

Dios quiere que hagamos ambas cosas: Saber las respuestas correctas y ser justos. Ir fielmente a Misa y ser cambiados por ella. Decir si a Su llamado para hacer del mundo un mejor lugar, al unirnos a Cristo en la Iglesia y seguirle fuera de sus puertas, llevándole a todo aquel que conozcamos.

Preguntas para la Reflexión Personal:
¿A qué oportunidades para servir a Dios en tu parroquia o en la comunidad has dicho “no”? Toma un tiempo en oración para entender si fué o no, una invitación del mismo Cristo. ¿A qué le puedes decir “sí” ahora?

Preguntas para Compartir la Fe en Comunidad:
¿Qué clases de personas son las más despreciadas hoy en día? ¿Quién es el que menos parece que va a ir al cielo? (¿Tal vez un terrorista? ¿Un(a) ex-esposo(a)?) ¿Cómo es posible (para nuestra sorpresa) que ellos nos den la bienvenida cuando lleguemos al cielo? ¿Cómo te sentirías al respecto?