Archives

Beata María de Jesús Crucificado

Recuerda siempre amar a tu prójimo; prefiere siempre al que pone a prueba tu paciencia, al que pone a prueba tu virtud porque con ella siempre puedes alcanzar méritos: el sufrimiento es Amor, la Ley es Amor.

Santa Faustina Kowalska

Un gran amor puede cambiar las cosas pequeñas en grandes y es sólo el amor el que concede valor a nuestras acciones.

Beato Alfredo I. Schuster

Tú quieres algo para recordarme. Todo lo que puedo dejarte es una invitación a la santidad.

Santa Juana Jugan

Dios me quiere para sí mismo; me está guardando para una obra que aún no ha sido establecida.

San Agustín

Bienaventurados los puros de corazón porque verán a Dios’ ¡Qué tontos aquellos que buscan a Dios con los ojos puestos en lo externo dado que a Él se lo ve en el corazón! Según lo escrito en otro lado: “y búsquenlo con corazón indiviso.” Un corazón puro es un corazón indiviso.

San Cesáreo de Arlés

Cuidar de nuestras almas es como arar la tierra. Así como en la tierra cultivada, arrancamos aquí y enraizamos allá para cosechar buenas semillas, así debemos hacer en nuestras almas: arrancar lo que es malo y plantar lo que es bueno, sacar lo que es dañino y trasplantar lo que es valioso.

San José de Calasanz

Todos los que se comprometen a enseñar deben ser dotados de un profundo amor, de la mayor paciencia y, sobre todo, de una profunda humildad. Deben cumplir con su trabajo con celo ferviente. Luego, mediante sus humildes oraciones, el Señor los encontrará dignos de convertirse en Sus compañeros de trabajo en la causa por la verdad. Los confortará en el cumplimiento de la más noble obligación y, finalmente, los enriquecerá con el don del cielo. Como dice la escritura: “Aquellos que instruyan a muchos en la justicia, brillarán como estrellas por toda la eternidad.”

San Juan Bautista de Lasalle

Me consideraré un instrumento sin uso excepto en las manos del Obrero. Por lo tanto debo esperar las órdenes de la Providencia antes de actuar y ser cuidadoso de llevarlas a cabo cuando se desconocen.

Santa Rosa de Lima

Además de la cruz, no existe otra escalera por medio de la cual podamos alcanzar el cielo.

San Germán

Sé entronizada, Señora, porque es de justicia que te sientes en un lugar exaltado ya que eres Reina y gloriosa sobre todos los reyes.