Archives

San Alberto el Grande

Si tu deseo y tu objetivo es alcanzar el final del camino y el hogar de la verdadera felicidad, de la gracia y la gloria, de una manera recta y segura, entonces, pon tu mente a buscar la constante pureza de corazón, la claridad de la mente y calma de los sentidos. Toma el deseo de tu corazón y fíjalo, continuamente, en el Señor Dios.

Beato Juan Bautista Scalabrini

La fe es necesaria para las buenas obras y las buenas obras son necesarias para la fe. Las obras hacen de la fe la fuente de la salvación y la fe, hace que las obras sean dignas de mérito. Sin las buenas obras la fe es estéril, sin fe las buenas obras son ineficientes. Cuanto más fe más copiosas son las buenas obras, …, muchas buenas obras incrementan la vitalidad de la fe.

San Epifanio de Salamina

Podemos dar solución a cualquier problema, no a través de nuestro propio razonamiento, sino por lo que nos dicen las Escrituras.

San Francisco de Girolamo

¿Te has alejado de Dios? ¿Por qué evitarías a un padre tan tierno, un Salvador, que ha vertido la última gota de su sangre por ti? No, al contrario, vuélvete y encuentra a Aquel que ha estado corriendo detrás de ti durante tanto tiempo.

San Damián de Veuster

Deseo dedicar mi vida a las víctimas de la lepra. Es absolutamente necesario, para un sacerdote, permanecer aquí. La cosecha está madura.

Beata Teresa Gerhardinger

Unidas y contentas con poco, salimos a todo el mundo, hacia las más pequeñas villas, hacia los poblados más pobres, donde el Señor nos llama, para llevar a los niños pobres las buenas nuevas del Reino de Dios.

Beata Miriam T. Demjanovich

La imitación de Cristo en la vida de los santos es siempre posible y compatible con cada estado de vida. Los santos hicieron una sola cosa: la voluntad de Dios. Pero la hicieron con todas sus fuerzas. Sólo tenemos que hacer lo mismo.

Beata Ana Rosa Gattorno

Mi amor (Mi Dios), ¿qué puedo hacer para que todo el mundo te ame? Utiliza, una vez más, este instrumento miserable para renovar la fe y la conversión de los pecadores.

Beato Edmundo Rice

De una cosa debes estar seguro, que mientras tú trabajes para Dios, seas exitoso o no, Él te recompensará ampliamente.